viernes, 31 de agosto de 2018

7:48 am


Todas las mañanas abro los ojos
antes que suene el despertador.
No es que sea prudente,
yo no era madrugador,
es que sueño despierto
que sea un día de hace tiempo,
momento
de esos que tu ropa estaba
arrugada al borde de la cama,
o caída en el suelo.
Que abrías los ojos
y tu soñolienta sonrisa
me decía
¿Qué hora es? ¿Haces tu el café?



No hay comentarios: