sábado, 4 de agosto de 2018

Calima

Soñé que despertaba
en el centro de la lluvia,
calado hasta los besos
que ansiaba darte.
Pero estaba solo en aquella marejada
que me empapaba el alma,
solo de ventanas cerradas,
solo de paraguas rotos
y solo de teléfonos fuera de línea.
Soñé que chapoteaba
perdido por las mismas calles
que me perdí contigo,
que me perdí de ti;
calles de ciudades inhóspitas
que me aterra volver a visitar,
y que señaladas en el plano
me indagan para suicidar la verdad.
Pero he despertado en medio de la calima,
en una tarde brumosa y seca
que predice la noche
en la que no voy a poder soñar contigo.



No hay comentarios: