jueves, 9 de agosto de 2018

Efecto Doppler

Anoche estuve debajo de tu ventana,
de pie,
un buen rato.
Disculpa, si, te espiaba,
pero era mayor el deseo de verte,
saber de ti, que la prudencia.
Aunque fuera una sombra,
o una cortina descorrida.
Estabas viendo la televisión 
podía ver las imágenes reflejadas 
en las paredes y en el cristal de tu balcón.
No sé por qué,
pero todo parecía más gris,
y más veloz o más ausente.
Hasta la música de fondo se deformaba según pasaban los minutos;
ni los Sultanes soportan la velocidad de la luz…
Al marcharme miré las estrellas 
que igual que tu ventana están 
cada vez más lejos 
y sólo nos dejan un rastro 
que va deformándose con la distancia.
¡Maldito efecto Doppler!


No hay comentarios: