lunes, 20 de agosto de 2018

Esta casualidad

Hoy te vi, por casualidad,
caminando apresurada entre la gente.
Apenas unos segundos que pasaron
tan veloces.
Miré como te alejabas sin reparar
en mi presencia;
o eso pensaba.
Ibas dejando una estela invisible
para todos
pero espesa y tangible
para mi.
Ahora, en la ventana que da a la noche
busco razones para dormir
y perder este momento de alegría
y martirio.
O sumirme en el sueño que pueda traerte
de vuelta, pero esta vez,
si es posible, para quedarte
y que no vuelva la casualidad
a reconocernos.


No hay comentarios: