sábado, 3 de noviembre de 2018

Ya no

El ser es
y el no ser no es
-Parménides de Elea-


Desanuda sus dedos
con prolijo cuidado
y va borrando su número
de la agenda, de las redes,
y del historial.
Sus mensajes, su texto,
                                           su pretexto.
Aquel selfie de la sonrisa congelada
que hizo el último día que se vieron.

Un momento el teléfono
sobre los desordenados recuerdos
del escritorio;
la seguridad
de que lo que deja atrás
es, otra vez, la dicha,
la felicidad,
                      la vida.

Última ojeada al buzón de voz;
-ansia de adicto-
aun seguro de que ya no llama,
y no respira,
sabiendo que ya no le ama,
y no respira.

Vuelve los dedos
a su costumbre de piel.
Y no respiro,
                        ya no.



No hay comentarios: