sábado, 19 de enero de 2019

Caos


Puede que no lo creas pero
antes de que tú llegaras ya
existía el caos en mí; sólo
le diste nombre, tú, envolviendo
las mentiras de verdad con
los monstruos que podíamos
crear.
Ahora sucede además
que el desorden se derrama en
dunas de vacíos que invaden
las calles y los pasajes desde
el desierto que teníamos
tan a mano como para ser
alma.
Supongo que de esto se trata
salvar el cuerpo. Para que, mientras
los recuerdos amontonados se
mezclan con el asfalto, abran
alcorques donde árboles puedan
dejar desde las ramas sombra
nueva.




No hay comentarios: