sábado, 16 de febrero de 2019

Hoy, que ya es mañana

Hoy, que ya es mañana,
esperé hasta el último minuto
del día
una llamada, un mensaje, la señal,
la caricia.
Pasó la hora de la noche
y no volvías.
Supe, sin lugar a dudas, que me olvidaste,
o que no existías.
Así que ya
qué más da el color de los corazones
si no se miran.
Hoy, que ya es ayer,
qué me importa la vida dispersa en esta tristeza
casi infinita.


No hay comentarios: