martes, 5 de febrero de 2019

Micropoema #64

Qué casualidad que no elegimos
el ritmo de los latidos
de nuestro corazón
ni en quién derrochamos,
como un infarto repentino,
todo nuestro amor.


No hay comentarios: