viernes, 4 de septiembre de 2020

Añejo

Hoy hasta el rubor sabe a recuerdos;
a tus miradas secretas, a tus adioses,
a saber que no daremos más besos
ni colmaremos la sed de nuestras noches.
No me acostumbro a este metal seco,
a esta boca con regusto a sabor de bronce;
y es que es ácimo el eco de tus reproches;
es amargo el sabor del dolor añejo.


No hay comentarios: